PAPA HONORARIO BENEDICTO XVI

Joseph Ratzinger tiene 92 años, es papa "emérito", pues no ejerce en el cargo pero conserva la dignidad. Vive en el Vaticano, en el monasterio Mater Ecclesiae.

Nació en Marktl am Inn, en Baviera el 16 de abril de 1927. Hijo de un comisario y una cocinera, tuvo un hermano, George, que también fue sacerdote y una hermana, María, que lo asistió durante el tiempo que fue cardenal.

Con doce años entró en el seminario pero su juventud se vió marcada por el nazismo. Su padre era buen católico y por ello adverso al régimen, lo que les llevó a mudarse varias veces. Un primo que tenía síndrome de Down fue asesinado durante el desarrollo del programa de exterminio de discapacitados "Operación T4".

Con tan solo diez y seis años, durante la guerra, se vio obligado a pertenecer a las unidades de fuego antiaéreo, pero no participó jamás en el combate. Tras la caída de Hitler fue capturado por los Aliados y conducido a un campo de prisioneros de Ulm, en el que estuvo durante un breve período.

En 1951 se ordenó sacerdote además de ser teólogo y profesor universitario en Frisinga, Bonn y Münster. Sostuvo la cultura clásica como base de la teología cristiana, combatiendo la ideología del sesenta y ocho.

Participó en el Concilio Vaticano II como estudioso.

En 1977 Pablo VI lo nombró arzobispo de Munich y Frisinga y cardenal, participando a los dos cónclaves de 1978.

Es prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe desde 1981 y Decano del Colegio cardenalicio desde 2002.

A San Juan Pablo II le gustaba mucho su posición de defensa de los temas bioéticos "innegociables" y sobretodo su posición frente a los escándalos de pedofilia entre el clero, llevando los procesos al Vaticano.

Después de la caída del comunismo, fue crítico con las nuevas corrientes del individualismo, neoliberalismo y al choque de civilizaciones.

El Pontífice

El 19 de abril de 2005 llegó al cónclave como cardenal y en tan solo 24 horas fue elegido el nuevo papa, el séptimo papa alemán después de Esteban IX, muerto en 1058.

Tomó su nombre papal de San Benito, fundador del movimiento monacal latino y testigo de la decadencia tardorromana del que dijo: "necesitamos más hombres como Benito, que en un período de decadencia (...) fundó Montecassino", motor de un mundo nuevo.

En los ocho años que duró su pontificado publicó tres encíclicas, hizo veintitrés viajes apostólicos, beatificó a Pío XII y a Juan Pablo II ( sin esperar los cinco años reglamentarios) y cambió el vértice del IOR.

Aunque no tiene el carisma mediático de su predecesor y con él volvieron a entrar en vigor algunos elementos preconciliares, luchó contra la concentración de poder de las carreras eclesiásticas y defendió la identidad católica frente a un multiculturalismo que tiende a erradicar las raíces populares.

Tras la filtración de documentos reservados por parte de su mayordomo (que fue condenado y luego indultado) el once de febrero de 2013 el papa renunció a su mandato (previsto en el derecho canónico) alegando debilidad y demostrando que por amor a la Iglesia era mejor evitar un líder frágil en un momento histórico tan complicado.

El hombre

Joseph es un intelectual. Su libro Jesús de Nazareth ha sido un éxito editorial a nivel mundial y mantiene activas miles de publicaciones.

Lleva un nivel de vida modesto, le encanta leer y escuchar música clásica (toca el piano y adora Mozart, Bach y Beethoven).

Tiene una relación muy serena con el papa Francisco.

Sigue una dieta pero el día de su cumpleaños no renuncia a una fiesta bávara con sus amigos y familiares: comida, cerveza de su tierra y un brindis con jarras en mano. Está muy unido a la Baviera y es socio de honor de Club Bayern Monaco.

Le gustan mucho los gatos y cuando era cardinal en el Vaticano alimentaba una pequeña colonia local que incluso lo seguía hasta el Palacio de la Congregación.

Es el tradicionalista que abrió la Iglesia a algunas redes sociales como es el caso del perfil de Twitter “@pontifex”.