NAVIDAD EN LA PLAZA DE SAN PEDRO

Diciembre 2018: ¡Navidad en la Plaza de San Pedro!

Los símbolos tradicionales de la navidad brillan en la Plaza de San Pedro protegidos por los brazos de columnas de Bernini, para alegar a romanos, fieles y turistas.

El árbol y el Portal se inauguraron el pasado 7 de diciembre y aquí se quedarán hasta el 13 de enero de 2019.

¿Desde cuándo se tiene esta costumbre?

El papa Juan Pablo II colocó, en 1982, el Portal a los pies del obelisco y a su derecha el árbol, metiendo la tradición popular dentro de la sede del Sumo Pontífice, el lugar más institucional de todos.

Hasta entonces solo se decoraban para navidad las salas internas del Vaticano.

El árbol de navidad: homenaje a una tradición nórdica.

En su simbología Cristo es el “perennemente verde” porque no muere y el abeto navideño nace como tradición en el mundo germánico. En la época medieval, el 24 de diciembre se representaban dramas litúrgicos que trataban de la historia de Adán y Eva recreando la escenografía del Paraíso con abetos llenos de manzanas rojas. Posteriormente adornaron aún más los árboles con comida y velas, sustituidas en el siglo XIX por bolas de cristal fino.

En 1982 el Vaticano adquirió el árbol de Navidad de Castelli Romani, pero desde entonces diferentes regiones de montaña europeas desearon regalarlo al año siguiente, por lo que se crearon unas largas listas de espera.

El primer abeto era de 14 metros y algunos después llegaron a medir casi la misma altura que el obelisco: 33 metros un árbol austriaco en el año 2000 y 34 otro calabrés en 2006. Italia y Austria son los países que más árboles han regalado para esta tradición.

En 1996 el abeto tenía 76 años, la misma edad que el Papa. El Cardenal Castillo Lara comentó: “crecieron juntos y se han encontrado en el corazón del mundo”.

Una costumbre que respeta la naturaleza

El primer árbol de 1982, fue trasplantado en los Jardines Vaticanos. Luego se han elegido abetos ancianos cuya eliminación habría ayudado a los árboles cercanos. Casi todos proceden de bosques certificados donde se repuebla después de la tala.

Cuando se desmonta y se corta, se aprovecha la madera para hacer objetos que son vendidos con fines benéficos.

El Portal: una tradición italiana

Presepe” en italiano significa “Pesebre”, y es el nombre que se le da al Portal de Belén como recuerdo del lugar donde el Niño durmió su primera noche de vida. Es una usanza que tiene origen en la Edad Media en Italia con San Francisco de Asís.

Los Nacimientos de Plaza San Pedro durante el pontificado de Juan Pablo II fueron diseñados por miembros del Vaticano cualificados para ello y se inspiraron en la clásica choza con techo a dos aguas; mientras que con Benedicto XVI se enriquecieron con personajes y actividades.

La navidad con papa Francisco

La navidad para Francisco es una ocasión de inclusión de los pobres, enfermos y marginados. Su pontificado ha incentivado formas artísticas alternativas, como en 2016, cuando por primera vez fue un maltés, Manwel Grech, quien realizó el Portal reproduciendo el paisaje de su isla, con los barcos locales típicos que aludían al drama de la inmigración en el Mediterráneo.

En 2017, los niños de los repartos de oncología de algunos hospitales italianos decoraron el árbol realizando ellos mismo los adornos.

Este año, 2018, el abeto procede de Friuli Venezia Giulia y el Nacimiento es un regalo de la ciudad de Jesolo, en la provincia de Venecia y del Patriarcado de Venecia. No es como los demás, sino de arena; una representación innovadora y original. Las esculturas de arena son una forma artística con una atención mediática muy reciente dada también por los festivales internacionales. Jesolo ha regalado setecientas toneladas de arena del litoral veneciano para realizar la “Sand Nativity”, cuyo Portal ha sido modelado por cuatro artistas internacionales.

Para saber más: www.jesolosandnativity.it