LOS NÚMEROS DE LA BASÍLICA DE SAN PEDRO

Esta historia se cuenta con números

La magnifica basílica vaticana tal y como la vemos hoy es el fruto de un trabajo que ha durado y aún dura siglos. Precisamente esta prolongación en el tiempo ha dado lugar a la expresión italiana “è come la fabbrica di S. Pietro” que se traduciría como “es como la construcción de San Pedro” para indicar un trabajo que no termina nunca.

La historia de la basílica también se cuenta con número: la necrópolis del siglo II donde san Pedro fue enterrado después de sufrir el martirio en la época de Nerón en el año 67 d.C se sitúa a 8 metros bajo el suelo de la actual iglesia y ya en tiempos antiguos quedó bajo la primera basílica, aquella que fue destruida durante el renacimiento.

La primera piedra de la actual San Pedro se colocó el 18 de abril de 1506, con el papa Julio II de la Rovere, el mismo que encargó la decoración de la cubierta de la Capilla Sixtina a Miguel Angel y a Rafael la de sus apartamento privado. Aquél día fue instituida de manera oficial la “Reverenda Fábrica de San Pedro” que se encargaría de su construcción, manutención y extraordinaria decoración.

Los vestigios de la basílica de Constantino yacen a 5 metros bajo el nivel del suelo moderno y coinciden con las llamadas Grutas, lugar sugestivo para visitar que acoge las tumbas papales y reales.

El edificio fue terminado en 120 años o 20 pontificados. Fue consagrado el 18 de noviembre 1626 por Urbano VIII Barberini. En él trabajaron más de 10 arquitectos y millares de albañiles, escultores, carpinteros, mosaiquistas e incluso mujeres empleadas en los trabajos menores como las lacas de los mosaicos, de los vidrios, las tallas de madera y el trabajo con las piedras.

A la basílica se accedía a través de la plaza (cuyo mayor diámetro son 240 metros) para luego subir los 16 escalones de granito y travertino del sagrado, desde donde se tiene una visión sobrecogedora de la inmensa fachada que mide 118,6 metros de anchura y 45 de altura (sin contar sus 13 estatuas).

El atrio mide 71 metros de largo por 12,80 de ancho.

La basílica dentro mide 187 metros de largura y 58 de anchura y ocupa una superficie de 20.139 m².

La cúpula tiene 45,50 metros de altura en la cima y la punta de la cruz en el exterior alcanza los 133.30 metros.

La decoración de la iglesia son dos héctareas de estucos y más de 10.000 m² de mosaicos. Sabiendo que la basílica de San Marco en Venecia, completamente cubierta de mosaicos tiene un poco más de 4.000 m², se puede entender mejor la dimensión del gigante vaticano, que además tiene capacidad para 60.000 personas en pie.

Una cornisa dorada de 3 metros de altura decora su interior y corre por todo el edificio con inscripciones bíblicas en latín y griego.

Pocos saben que, a 25 metros de altura y detrás de los pilares, hay 8 salas octagonales de 110 a las que se llega a través de una escalera interna de caracol.

El baldaquino encima del altar papal mide 29 metros, como Palacio Farnese, mientras por debajo, una doble rampa de 16 escalones por cada lado bajan a la Confesión, decorada con 89 lámparas de aceite hechas de bronce.

La cúpula pesa 14.000 toneladas y tiene un diámetro interno de 42,96 metros. Hasta la década de los 50 se podía entrar en la esfera de bronce dorado que hay en la cúspide, contiene una banca circular con capacidad para 10 personas. Unas 30.000 personas visitan la basílica cada día.

¿Es, ciertamente, la mayor basílica del mundo?

El espacio central de la pavimentación está decorado con letras y números de bronce donde se señalan la largura de las veintiocho iglesias mayores del mundo ya sean católicas o no, como Notre Dame de París, San Patrick de Nueva York, Santa Sofia de Estambul o Westminster, que contendría dentro la basílica vaticana.

San Pedro sin embargo no es la mayor iglesia del mundo: Nuestra Señora de la Paz de Costa de Avorio, una copia moderna enorme de la basílica vaticana es más ancha (150 metros) pero tiene menos capacidad.