LA SANTA PASCUA

El domingo 21 de abril de 2019 se conmemora la Santa Pascua, la celebración más importante del año litúrgico cuyo significado se puede hallar en las palabras que el ángel frente al sepulcro, pronunció a las mujeres: “sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado de entre los muertos”.

La festividad se relaciona con el plenilunio y con la Pascua judía, Pesach, la liberación de la esclavitud de Egipto. Cuando las aguas del Mar Rojo se abrieron frente a Moisés y cruzó con el pueblo de Israel escapando del régimen de opresión y violencia posiblemente con el faraón Ramsés II, (entre 1279 y 1213 a.C.).

Desde entonces los israelitas conmemoraban el evento con una cena ritualizada. Dado que aún se espera la llegada del Mesías, se deja una silla vacía para el profeta Elías que vendrá a anunciar su llegada.

En una antiquísima homilía pascual de Melitón de Sardi, se explica el paralelismo con el Pesach: Cristo “ es aquél que nos llevó de la esclavitud a la libertad, de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida”.

La Semana Santa

A la Pascua precede una semana en cuyo simbolismo se evocan la pasión y muerte de Cristo: el término Pascua deriva del verbo griego páschein, padecer.

Durante el Domingo de Ramos los fieles llevan ramas de palmeras y olivo en procesión y durante la misa se lee la Pasión de Cristo.

En el Jueves Santo se conmemora la Ultima Cena, la institución de la Eucaristía, mientras que el lavatorio de pies representa el mandamiento del amor que dejó Jesús.

El papa Francisco impresionó a la opinión pública cuando lavó y besó los pies de presos, prófugos y ancianos.

El Viernes Santo se hace penitencia con abstinencia y ayuno y una Cruz se prepara para que los fieles la adoren.

La Vigilia y las tres noches

Por la tarde del Sábado Santo, un día en el que nadie se puede casar, se prepara a través de la oración, a la vigilia nocturna. En este día se celebran bautizos, lecturas y cantos y termina al alba del domingo.

La vigilia empieza en la oscuridad, roto por la entrada en la iglesia del cirio pascual, símbolo de la luz divina. La oscuridad representa las tres noches fundamentales de la historia de la Salvación: la noche de la Creación, en la que el Señor alumbró las tinieblas con la Luz; la noche de la travesía del Mar Rojo, un paso importante del Éxodo que los cristianos leen durante la Vigilia y la noche de la Resurrección.

La Pascua 2019 y las celebraciones presididas por el papa Francisco

Estas son las fechas y los horarios de las celebraciones presididas por el papa:

El Domingo de Ramos a las 10:00 en la Plazad de San Pedro.

El Jueves Santo a las 9:30 en la Plaza de San Pedro

El Viernes Santo a las 17:00 la Adoración de la Cruz en la Plaza de San Pedro. A las 21:15 se hará el “Via Crucis” en el Coliseo iluminado con velas. Cada año los fieles y los visitantes se congregan para maravillarse con este bello espectáculo.

El Sábado Santo a las 20:30 la Vigilia en San Pedro.

El Domingo 21 a las 10:00 en la Plaza de San Pedro la Misa Pascual. Cuando se termine se impartirá la bendición “Urbi et Orbi” con la que se concede la indulgencia a los presentes.

Las entradas para participar a estas ceremonias son gratuitos, pero absolutamente indispensables. Encuentran toda la información detallada en http://www.vatican.va/various/prefettura/index_it.html

Pues es necesario reservarlos con tiempo de adelanto. Para el Via Crucis del Coliseo y la Bendición papal del domingo a las 12.00, no hace falta entrada.

La Pascua en el arte

En la historia del arte se ha recogido cada uno de los momentos de la vida de Cristo. Las imágenes han sido siempre fundamentales para la Iglesia Católica, pues eran el método de enseñanza de la doctrina. Durante siglos los mejores artistas y los más humildes artesanos han trabajado para que el pueblo que no sabía latín, pudiese aprender a través de la vista y nutrir así su propia fe.

Os invitamos al Vaticano a descubrir las imágenes pascuales de los sarcófagos romanos; o de Chagall y Dalí; pasando por Caravaggio; o Ghirlandaio (el maestro de Miguel Angel) en la Capilla Sixtina; Van Gogh y Pinturicchio en los apartamentos del papa Borja.