LA GUARDIA SUIZA PONTIFICIA

Si se habla de la Guardia Suiza, pensamos inmediatamente a la Guardia Suiza Pontificia, o lo que es lo mismo, a los jóvenes soldados con uniforme renacentista con los que los turistas adoran hacerse fotos en San Pedro. Pero desde el siglo XV hasta el siglo XIX por “Guardia Suiza” se entendía a todo mercenario helvético que cumplía labores militares y de seguridad en las más importantes cortes Europeas.

 

CREACIÓN DEL CUERPO DE LA GUARDIA SUIZA PONTIFICIA

La Guardia Suiza Pontificia fue creada por el Papa Julio II el 22 de enero de 1506. Aquel día 150 soldados suizos, con Kaspar Von Silenen a la cabeza, llegaron a Roma. Cruzaron la Puerta del Popolo y llegaron a San Pedro, donde fueron bendecidos por el mismo Pontífice bajo en el balcón de las bendiciones. En ese exacto instante y durante más de 150 años, la Guardia Suiza se ha ocupado de la protección y seguridad del Papa.

 

EL SAQUEO DE ROMA

Unas décadas más tarde, la Guardia Suiza se enfrentó a una de las más duras pruebas a las que el entero cuerpo jamás había sido sometido. El 6 de mayo de 1527, el Emperador Carlos V con sus tropas españolas y de mercenarios alemanes, invadió y saqueó Roma. Ese día, 147 Guardias Suizas perecieron para salvar al Papa Clemente VII, ayudándolo a llegar hasta Castel Sant’Angelo.

 

EL JURAMENTO

Precisamente a causa de este suceso los nuevos reclutas de la Guardia Suiza Pontificia hacen juramento el 6 de mayo, para celebrar el aniversario del Saqueo de roma de 1527. La sede donde tiene lugar la ceremonia es el Patio de San Damasco, en el Vaticano. El juramento se lee en las cuatro lenguas oficiales Suizas: francés, italiano, alemán y romanche. La misma fórmula la repiten todos los reclutas en su propia lengua, mientras sostienen la bandera de la Guardia Suiza con la mano izquierda y con la derecha levantan tres dedos que simbolizan la Santísima Trinidad.

 

COMO CONVERTIRSE EN UNA GUARDIA SUIZA

Para ser parte de la Guardia Suiza hay que cumplir varios requisitos. Ante todo, se tiene que tener la nacionalidad suiza y ser menor de 30 años. Se pueden enrolar solo hombres célibes, que pueden casarse después de haber cumplido los 25 años si han desempeñado, al menos, tres años de servicios; si se comprometen a servir otros tres y si son, como mínimo, caporales. Por supuesto deben ser católicos practicantes, con una reputación impecable y tienen que pasar estrictos controles médicos y psicológicos. Los reclutas además, tienen que haber hecho el servicio militar en el Ejército Suizo y haber obtenido al menos un título de educación secundaria superior o un certificado de buena formación profesional.

Por último, no serán admitidos los candidatos que midan menos de un metro y setenta y cuatro centímetros.

 

EL EJÉRCITO MÁS PEQUEÑO DEL MUNDO

El ejército de la Guardia Suiza Pontificia es El ejército más pequeño del mundo, como el título del documental de 2015 sobre los soldados que protegen al Papa. En el cuerpo hay 110 hombres: 6 oficiales; 26 suboficiales y 78 guardias o alabarderos. El comandante de la Guardia Suiza se llama Oberst o Coronel. Otro de los oficiales es el Kaplan o Capellán Militar y es quien se ocupa de preparar a los reclutas para el juramento de bandera y es también, el referente espiritual del cuerpo.

La Guardia Suiza se encarga de proteger al Sumo Pontífice en su residencia, durante las celebraciones litúrgicas y en sus viajes. Cuando la Sede Apostólica está vacante, las Guardias protegen el Colegio de los Cardenales. Desde 1929 controlan las puertas de acceso al Vaticano.

Antes de la llegada del Papa Francisco, todos los papas vivieron en el Palacio Apostólico, la gendarmería del Estado Vaticano se encargaba de la seguridad exterior de la residencia mientras que la Guardia Suiza custodiaba el interior. La decisión del Papa Bergoglio de vivir en Santa Marta ha traído como consecuencia la necesaria colaboración en equipo de ambos cuerpos.

 

EL UNIFORME DE GALA: ¿MIGUEL ÁNGEL O RAFAEL?

Lo primero en lo que se fija uno observando la Guardia Suiza es en el uniforme de inspiración renacentista a rayas rojas, amarillas y azules. Los colores amarillo y azul provienen del escudo de armas de la familia de Julio II, los della Rovere; el rojo sin embargo es el de la familia Medici, a la que perteneció Clemente VII.

Durante mucho tiempo se creyó que el uniforme lo había diseñado Miguel Ángel o incluso Rafael. La verdad es que ni uno ni otro tienen nada que ver con esta indumentaria, aunque Rafael sí que pudo inspirar el tipo de manga de farol.

Toca desmentir esta falsa leyenda. El uniforme de gala que conocemos fue introducido a principios del siglo XX por el comandante Jules Repond. Para crearlo, Repond estudió atentamente las representaciones artísticas de la Guardia Suiza desde el renacimiento. Una boina azul oscuro acompaña el uniforme.

En Navidad, Semana Santa y durante la jura de bandera, visten la armadura del siglo XVII sobre el uniforme y un morrión con una pluma de avestruz.

También hay un uniforme de maniobras que es azul y con el cuello y los puños blancos. Este lo usa la escuela de reclutas, el servicio nocturno y las guardias de la entrada de Santa Ana.

St. Peter's Basilica adopts Vox Connect with immediate effect.

Guides and groups visiting St. Peter’s can confidently socially distance by using ‘Vox Connect’ on their own smartphones. This innovative and easy to use technology allows visitors to enjoy safe and secure guiding with crystal-clear commentary.

You can download Vox Connect for FREE from your app store and continue using it, anywhere you wish, without charge until the end of this trial period*

*Demo valid till 31st August 2020

You have Successfully Subscribed!