EL CIRCO DE CALÍGULA

La historia del área del Vaticano es anterior a la construcción de la primera basílica de San Pedro, realizada por el emperador Constantino en el siglo IV. Aquí erigió Calígula un circo que después restauró Nerón. Este último emperador fue precisamente el que comenzó a perseguir a los cristianos y el Vaticanum se convirtió en lugar de ejecución y más tarde de sepultura, de los mártires de esta nueva religión.

 

El circo de Calígula y las exhibiciones de Nerón

La zona hoy ocupada por la Ciudad del Vaticano y por vía de la Conciliazione, en el siglo I d. C., era un área muy exclusiva. Los patricios romanos tenían aquí sus villas de campo rodeadas de inmensos jardines llamados horti.

Muy cerca de donde se sitúa actualmente la basílica de San Pedro se hallaban los horti de Agripina Mayor, la madre de Calígula, dentro de este terreno el emperador construyó un circo de quinientos metros de largo por cien, que pudo contener hasta 20.000 espectadores y que se usó sobre todo, como hipódromo para las carreras de caballos, bigas y cuadrigas. El emperador asistía normalmente a los espectáculos con su corte, pero en ocasiones especiales se permitía entrar también al pueblo romano.

En el año 37 d.C. Calígula colocó en el centro del circo un antiguo obelisco egipcio. Se trata del mismo obelisco que hoy se sigue admirando en el centro de la Plaza de San Pedro, a donde se trasladó y alzó en 1586, por voluntad del papa Sixto V.

El emperador Nerón, sucesor de Calígula, debido al odio que profesaba contra la clase patricia, quiso atraer el favor y las simpatías del pueblo y para lograrlo aumentó los eventos festivos organizando espectáculos en el circo del vaticano. Nerón no se limitaba a ser un mero espectador de las funciones, sino que participaba encantado en las competiciones de bigas y en las de música tocando la lira.

El famoso incendio del año 64 d. C. que arrasó Roma no fue provocado por Nerón, como se cree, aunque seguramente no hizo un gran esfuerzo por apagarlo, ya que destruyó las lujosas domus de los odiados patricios sobre el Palatino. La alta densidad de habitantes y el hecho de que muchos edificios fuesen de madera, hacían de Roma una presa fácil para los incendios en aquella época. Nerón era muy consciente de esto, pero prefirió culpar a los cristianos del desastre, abriendo la veda a las persecuciones que se prolongaron durante los siglos sucesivos.

Algunos de los primeros mártires, entre los que se cree que estuvo el mismo San Pedro, murieron en la parte norte del Circo de Nerón de la Colina Vaticana.

 

Las tumbas paganas

El circo quedó abandonado a mediados del siglo II, concediéndose el uso del suelo para uso funerario.

Las primeras tumbas de la necrópolis vaticana que se halla actualmente bajo la Basílica de San Pedro, eran paganas. Los libertos, esclavos que habían obtenido la libertad y habían amasado pequeñas fortunas, fueron el grupo social que prefirió enterrarse aquí. El lugar estaba cerca del núcleo habitado de Roma pero fuera de las murallas, ya que estaban tajantemente prohibidos los enterramientos dentro de éstas. Ocupaba un espacio justo al otro lado del río pero unido a la urbe por dos puentes.

En nuestros días, la necrópolis vaticana se subdivide en veinticuatro locales con sepulturas colectivas y a cada uno le corresponde una letra. Un corredor central comunica los diferentes espacios.

El sepulcro H es el más rico y mayor de la necrópolis. Se ideó para contener ciento setenta difuntos, pero en éste se llegaron a depositar doscientos cincuenta. Lo construyó un liberto llamado Gaius Valerius Herma, que había adquirido un buen capital y un buen nivel cultural.

Es sorprendente la belleza y la elegancia de los ambientes y de sus decoraciones. El suelo es de mármol y las paredes están surcadas por nichos excavados para acoger los sarcófagos de los miembros de la familia. En la pared del fondo había varias estatuas de divinidades romanas, de las que conservamos algunas.

En el sepulcro de los Valeri se han encontrado dos bustos, los retratos de Gaius Valerius Herma y de Flavia, su esposa. Y aquí debería de haber estado el sarcófago de Valerinus Vasatalus que hoy se halla en el corredor central. En la parte inferior del sarcófago hay un bajorrelieve donde se ha representado la caza al león, escena que según la iconografía romana simbolizaba la fuerza y la pureza del protagonista.

 

Las tumbas cristianas

La difusión de la religión de Pedro y Pablo en Roma provocó que, junto a las tumbas paganas, se excavaran las cristianas.

En el sepulcro M, el menor de la necrópolis, está el que se considera como el mosaico cristiano más antiguo que se conoce. En éste aparece Cristo Sol, una imagen en la que se funden aún la tradición pagana y la cristiana. En la parte inferior se ve la escena de Jonás y la ballena del Antiguo Testamento.

Pero si lo que se desea es observar el lugar donde reposa San Pedro, hay que desplazarse hasta el llamado Campo P. La primera tumba del apóstol fue descarnada y excavada directamente en el suelo. Un siglo más tarde, sobre ésta levantaron un templete con dos columnitas y una placa de mármol. Parte de esta pequeña construcción es visible aún hoy.

Posteriormente, los cristianos cambiaron este lugar de enterramiento por las catacumbas porque necesitaban espacios más amplios, ya que el rito cristiano preveía la inhumación y no la cremación.

Contrariamente a lo que se piensa, las catacumbas no fueron espacios donde se desarrollaban las celebraciones religiosas, pues eran húmedas y nauseabundas y por tanto no era un lugar en el que poder reunirse. Pero si era el lugar donde los cristianos podían enterrar a sus seres queridos sin tener que gastar las grandes cantidades de dinero que requería la adquisición del terreno y la construcción de los sepulcros.

St. Peter's Basilica adopts Vox Connect with immediate effect.

Guides and groups visiting St. Peter’s can confidently socially distance by using ‘Vox Connect’ on their own smartphones. This innovative and easy to use technology allows visitors to enjoy safe and secure guiding with crystal-clear commentary.

You can download Vox Connect for FREE from your app store and continue using it, anywhere you wish, without charge until the end of this trial period*

*Demo valid till 31st August 2020

You have Successfully Subscribed!